Suscríbete a Estilo y Moda
Por RSS | Por email

El traje y las prendas de camino masculinas II

Seguimos viendo las distintas prendas que utilizaban los caminantes que se cruzaban con nuestro hidalgo.
22
de julio de 2005
0
LA CAPA DE CAMINO:

Propia de hidalgos y caballeros. Presentaba alguna diferencia con las capas de ciudad, en las capas de ciudad, la capilla, con forma de capuchón, perdía la función de cubrir la cabeza y había pasado a ser un elemento decorativo. La capa de camino para envolver mejor el cuerpo se abrochaba con alamares, cosa de la que carecía la capa de ciudad.

LA CAPA GASCONA:

Mencionada en el episodio con el titiritero maese Pedro:

"Esta figura que aquí aparece a caballo cubierta con una capa gascona es la misma de don Gaiferos".

los textos no hablan de su forma, pero nos hacen saber que su aspecto hacía que se distinguiera a simple vista fácilmente de otras prendas de abrigo. También se deduce del texto que esta capa permitía que el hombre que la llevase pudiese cubrirse con ella el rostro sin necesidad de sujetarla con la mano para evitar así el ser reconocido. Era una prenda usada por personajes de alta alcurnia y por servidores. La capa gascona era de origen francés, tenía un gran cuello que levantado podía tapar el rostro comodamente y podía estar hecha con piel, o con un tejido de pelo largo.

EL CAPOTE:

Eran de gran riqueza y tenían la vistosidad propia de los trajes de viaje. Los capotes comprendían prendas de hechuras distintas, desde las usadas por los reyes que se abrochaban con alamares o con piezas de oro a modo de corchetes, hasta las utilizadas por los villanos.

Existían tres familias de capotes, la primera la de los capotes con capilla para cubrir la cabeza, formada por el capote ordinario, el capote de serrano o ganadero y el capote de galera. En la segunda familia se incluían los capotes sin capilla, con unos faldones a modo de gran cuello que cubren los hombros, en esta familia se encontraban el capote galán y el galdrés para el clero. En la tercera se incluyen capotes de corte complicado y ceñidos, el capote de lacayo francés, con capilla, y el capote gironado, sin ella. Todos estos capotes tenían mangas, las cuales podían ser de muy distintas formas.

El capote más apropiado para el camino era el capote ordinario, prenda abierta por delante y más bien corta, de unos setenta centímetros, estos capotes también recibían el llevarse colgando de los hombros o con los brazos metidos por las mangas.

reservaba exclusivamente para los viajes, mientras que en otros lugares, como Francia o Inglaterra era común llevarlas en la ciudad. El calzar botas resultaba un símbolo de distinción, siendo cuanto más cerradas o ceñidas más estimadas. Además, para darles mayor lustre solían estar enceradas. En el Quijote, cuando Claudia Jerónima aparece vestida de mancebo, según el pasaje trascrito anteriormente, lleva "botas enceradas y justas". Cabe decir que las ilustraciones de botas con estas características se repiten en los retratos de corte, teniendo además, en su parte superior unas correas con que se sujetan las calzas, posiblemente para mantenerlas estiradas.

Por Ana Alvarez
http://www.estiloymoda.com
Artículos relacionados
Comentarios
Retrato de Cervantes
Don Quijote y su inseparable Sancho
Usuarios
E-mail:
Clave:
Recordar este usuario

[ Cerrar esta ventana ] 
cargando
Estilo y Moda
Tu portal de moda, noticias, complementos, agenda... Descubre con nosotros las tendencias que se ponen de moda y marcan la temporada.
Suscríbete a Estilo y Moda:
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información